Supervisión de Obra en un Proyecto de Arquitectura:

   La Supervisión de Obra corresponde a la Etapa en el Proyecto de Arquitectura, donde los proyectistas realizan las visitas necesarias a la obra de edificación, para constatar visualmente que las obras se estén realizando, al menos en nuestro caso. Básicamente, es una forma de control para el cumplimiento de los acuerdos contractuales, especificaciones técnicas, compromisos de plazos y costos para el Proyecto.   En este caso estamos siendo los representantes del mandante, y no de la constructora, la que poseerá sus propios supervisores técnicos de obra o residentes de obra, que cumplen funciones parecidas, pero mucho más involucradas por encontrarse permanentemente en obra. Nuestra supervisión será regular, según complejidad y tamaño del proyecto sumada a visitas puntuales para revisar partidas claves, para su aprobación conforme y continuación de las siguientes etapas.

   La Supervisión de Obra es una de las etapas más importantes, y no sólo por la dificultad que supone el cumplimiento fidedigno de la ejecución de las obras con respecto al Proyecto de Arquitectura. Si no, también, porque será el momento en que se revelarán todos los pormenores o falencias que no se pudieron preveer en las etapas de proyección: entrega de información suficiente, correcta planeación de la ejecución por parte de la constructora, correcta supervisión de los procesos y etapas, canales de comuniación adecuados entre las partes, anulación de margenes de interpretación de documentación técnica, etc.   Éste es el momento álgido, donde veremos el resultado final de todos los esfuerzos puestos en el Proyecto, y por ende, se deben tomar las medidas necesarias, para que todas las partes se vean beneficiadas de este esfuerzo mancomunado.

        

Supervisores:

   Existen distintos tipos de supervisores, en nuestro caso, lo estamos planteando desde el punto de vista de los arquitectos y proyectistas. Y por lo tanto, estamos representando nuestras expectativas respecto a la ejecución de las obras y consecuentemente con los intereses del mandante. Pero para clarificar ésto, te nombramos quiénes de los involucrados disponen especialistas para cumplir dichas funciones según a quién representa. Considerando por supuesto, la magnitud del proyecto, ya que en algunos casos, algunos de los mencionados no existen o son el mismo:

  • Supervisor Representante del Mandante:  El Mandante es quien promueve la ejecución del proyecto, puede poseer los recursos por sí mismo, o haberlos obtenido a través de un préstamo. El supervisor representante del mandante será un especialista del rubro, relacionado con toda la documentación disponible, puede o no ser parte del equipo de Proyectistas del Proyecto. Su función es velar por que el proyecto se ejecute de acuerdo a los constratos ya la documentación hecha llegar al ente constructor.
  • Arquitectos/Proyectistas: Por lo general, los proyectistas son representantes del Mandante, pero pueden funcionar independientemente si el mandante posee su supervisor propio. Igualmente, serán de los principales interesados en que el proyecto llegue a construirse de la manera en que se proyectó. Por la búsqueda y el significado que tiene poder plasmar físicamente el proyecto arquitectónico, por los planteamientos artísticos, o búsqueda de prestigio, los obvios beneficios económicos, o buscar incidir positivamente sobre el entorno. Las motivaciones pueden ser variadas, pero la meta es común, que el Proyecto llegue a concretarse.
  • Supervisores de Inversionista:  En el caso que exista,  será, en la mayoría de las veces, una entidad bancaria, y es quien facilita el dinero para la ejecución de la obra. Está sumamente interesada en que la obra se ejecute correctamente, para que su inversión y retorno futuro, no se vea diezmado. Y ante una falta grave o un riesgo inminente de los recursos puestos, congelará, o cancelará los pagos, no pudiéndose continuar con la obra. La experiencia en este tipo de inversionistas supervisando proyectos suele ser basta, por lo que ante señales de algún tipo de desorden, pueden preveer con bastante holgura si un proyecto está dando señales ya conocidas de que va por buen camino o no. Por lo que, es es muy importante considerar las observaciones que ellos realicen, para rectificar el rumbo y no llegar a la peor de los situaciones. Esta etapa suelen realizarla tasadores, idealmente con una formación en los temas de proyectos, legales y constructivos.
  • Supervisores e Inspectores de la Constructora:  Es el ente que posee la experiencia en la administración y ejecución de obras constructivas, posee o convoca a los recursos humanos, logísticos para dirigir y coordinar el grueso del equipo de trabajo. Su negocio es construir en el tiempo, enmarcado en el presupuesto, y con las calidades que son obligatorias tanto normativas como contractuales. No debe caer en faltas, debe evitar accidentes, siniestros o paralización de obras, por lo que deberá tomar todos los resguardos necesarios para que nada de ello, ponga el riesgo el encargo. El supervisor en este caso, podrán ser varios, según sus competencias y características del proyecto: directores de proyecto, jefes de obra o terreno, inspectores técnicos, residentes de obra en general y capataces, que supervisarán el correcto avance de la edificación en las distintas escalas que les competen a cada cual.
  • Autoridades: Esta parte la representarán inspectores, que cumplen una función primordial, hacer cumplir la ley. Distintas autoridades pueden hacer presencia en terreno, para evaluar si se realizaron físicamente: permisos correspondientes, cumplimiento de horarios, aplicación de indicaciones emitidas previamente, contratos de trabajadores, medidas de seguridad y/o requerimientos técnicos. Éstas entidades pueden ser de salud y medioambiente, seguridad, municipales, secretarías o ministerios de distintos ámbitos, o de orden público. Las visitas podrán ser una vez finalizada la edificación, o fiscalizando durante la ejecución de las obras, todo dependiendo de la autoridad y sus funciones específicas. Recordemos que si no cumplimos con algo que la ley nos obligue, serán éstas las autoridades que podrán multar, paralizar, clausurar, hacer demoler, o suspender nuestra obra. Es sumamente importante tomar nota de lo que los inspectores o supervisores nos observen, acoten y exijan, para por supuesto, tomar las medidas correspondientes.
        

   Y bueno, después de todas esa aclaraciones, abordemos lo que nos convoca:

8) Supervisión de Obra:

   La supervisión de Obra por parte de los arquitectos y proyectistas está en función del Proyecto Definitivo que se realizó y según el Plan de Ejecución de las Obras de Edificación y complementarias. Por lo tanto, nuestro deber será verificar que en cada etapa se esté avanzando de acuerdo a los plazos acordados, según las especificaciones entregadas, con las calidades normadas, a través de procedimientos que aseguren a los trabajadores y la integridad de la obra, y dentro del presupuesto convenido. Es importante recordar que la OGUC coloca buena parte de las responsabilidades en la correcta ejecución de las obras en los Inspectores Técnicos de Obras (ITO), al menos en los edificios públicos. Pero no por ello, los proyectistas no deberán verificar igualmente que se realicen de manera correcta.

        

Etapas en la supervisión de obra:

   Todo lo que sucede y se relaciona con la obra, puede supervisarse. Por lo que es imperativo establecer los canales de comunicación entre las distintas partes. Para que la información fluya fácilmente y en caso de faltar, pueda ser solicitada y generada lo antes posible. En este proceso se distinguen las siguientes etapas, y la función de la supervisión en cada una de ellas:

 

Etapa Previa a la Ejecución de las obras:

  • Reconocimiento del área del proyecto: Se debe verificar que el terreno esté en las condiciones para realizar las obras, con sus cierros adecuados, suelos desmalezados, escombros o basura sacados, posibles demoliciones complementarias y la respectiva desratización, etc.
  • Revisión del expediente ejecutivo: Velar porque la constructora posea toda la información necesaria para que no exista margen de interpretación. De faltar información se la proveerá o la generará el equipo de proyectistas con la mayor celeridad posible.
  • Informe para inicio de obras: Se emite un informe para salvar algún problema detectado con respecto al expediente técnico o al terreno, para tomar las medidas necesarias.
        

Etapa durante la Ejecución de las Obras:

  • Control de contratos: Se revisa que ambas partes, nosotros como la constructora esté cumpliendo con los compromisos adquiridos según contratos, y según los protocolos para efectuar reclamaciones de no cumplirse algo.
  • Revisión de los costos: Revisar que la constructora esté realizando la obra dentro de los costos estimados. Ya que de no hacerlo, se estará poniendo en riesgo la correcta finalización de la obra. En caso de que elementos externos a la obra los estén afectando, habrá que evaluar conjuntamente soluciones para mitigarlo.
  • Control de los plazos: Se revisa que la ejecución de la obra se encuentre dentro de la etapa correspondiente según días de ejecución de obra. De estar retrasados, deberá determinarse en reuniones qué medidas tomará la constructora para acelerar procesos o simplemente asumirá las sanciones que supone dicho retraso.
  • Control de Avance de Obra: Se revisa que el avance de obras corresponda al gráfico de Carta Gantt o equivalente que muestre en qué etapa nos encontramos y si realmente se han ejecutado correctamente las obras. O se deben tomar medidas para acelerar la ejecución.
  • Control de Calidad:   Verifica el cumplimiento de los requerimientos de calidad establecidos. Se revisarán los resultados de los ensayos de materiales. Compra y venta de materiales, seán los que se especificaron en las EETT o en su defecto, equivalentes.
  • Propiciar la comunicación entre las partes: Generar una comunicación permanente y fluida entre las partes (proyectistas, constructora, autoridades). Para que cada uno cuente con la información necesaria, y tenga certeza de en qué etapa nos encontramos, cuáles son los compromisos y metas hacia la que todos nos esforzamos por cumplir.
  • Registros y controles: Toda visita, observación, acotación, compromiso, sugerencia, debe quedar por escrito, para que no quede nada en el olvido y los pendientes puedan ser ejecutados ordenadamente. Se debe formalizar en reuniones, actas y bitacoras. Y ser traspasadas al libro de obras, que es la prueba escrita de que cada profesional se dió por enterado y asumió los compromisos de abordar el tema, según sus responsabilidades y competencias.
  • Revisar informes de ensayos y de la obra en general: Se deben revisar los informes que han arrojado los distintos ensayos que se encargan a labotarios externos, para evaluar si la obra cumple con los estándares y especificaciones solicitadas.
  • Revisar etapa de avance, para aprobar estados de pago: Los supervisores revisarán en qué etapa se encuentra el avance de la obra, para indicar al mandante qué pago corresponde. En algunos casos existirá un tasador experto, dando cuenta del cumplimiento o no del avance correspondiente y pago relacionado.
  • Establecer medidas para solucionar conflictos: Se debe haber establecido canales, procedimientos y protocolos contractuales para la resolución de conflictos entre las partes.
  • Observar medidas de seguridad en general: La falta de seguridad, desde un punto de vista humano, puede poner la vida de los trabajadores de la obra. Y desde un punto de vista comercial y bastante frío, podría significar una paralización de obras y su correspondiente investigación del accidente.   Se debe comprobar que el encargado de seguridad, esté realizando las charlas correspondientes, cada trabajador cuente con los implementos que requiere su oficio o profesión, que las señales éticas estén instaladas, extintores al alcance, en caso de algún siniestro, etc. Pero sobre todo, promover el autocuidado, pues aún cuando se posean todas las medidas de seguridad correspondientes y se les haya instruido a los trabajadores a cuidarse, no servirá de nada, si ellos no se cuidan a sí mismo ni a sus compañeros de trabajo. Todo de acuerdo a lo que la ACHS y la normativa indique.
  • Comprobar cumplimiento de normativas en general: Se debe verificar que todo tipo de normativa esté cumpliendo con la ley. Ya sean generales, de tipo ambiental, de tránsito, de uso público del espacio, radio de las grúas, permisos en general, desarrollo de la obra. Como por otro lado la correcta ejecución de los elementos constructivos, los procedimientos seguros hacia los trabajadores, leyes laborales, de subcontratación, servicios higiénicos, zona para comer, etc.
  • Rechazar los elementos que no cumplan con las especificaciones: En caso que algo realizado por la constructora no cumpla con las especificaciones solicitadas en principio, deberá ser rechazado e informado formalmente a la constructora, para que lo modifique, e eleve sus reparos al rechazo.
  • Evaluar limpieza en la obra y protección del entorno medioambiental: El orden y la limpieza son claves en una obra. Mientras más sucia, mas desorganizado su funcionamiento, y por ende, menos eficiente. Esto aunque parezca un detalle, visto a largo plazo supone un retraso constante en la circulación y avance de la obra, molestias a vecinos, que realizan reclamos que tomando fuerzas podrían presionar a las autoridades al punto de paralizar una obra. Además, la falta de orden en la obra, los residuos, escombros aumentan la probabilidad de accidentes.

        

Etapa de Término de Obras:

  • Puesta en marcha: En esta etapa se realizan todas las pruebas de funcionamiento de cada aspecto del edificio y el predio. Según las pruebas normadas para cada especialidad. También se revisan nuevamente el aspecto de cada recinto, para que no se nos haya pasado algún detalle.
  • Recepción Final de la Obra: Aquí ya se ha verificado que toda la obra está funcionando correctamente. Se han certificado las instalaciones ante las autoridades, por lo que se puede gestionar la Recepción Final Definitiva (próximo artículo).
  • Liquidación de la obra: La constructora ha realizado de manera correcta la ejecución de la obra, por lo que se le indica al mandante que las labores por parte de la constructora han finalizado y se deben liquidar los contratos y realizar los últimos pagos, en donde todas las partes quedan conformes. Y sólo se hacen presentes los seguros y garantías de cada aspecto de la obra, según la ley, o garantías de los artefactos que en ella se hayan instalado.
  • Informes Finales: Aquí elaboramos un resumen de todos los aspectos que significó el proceso de edificar el proyecto. Sus distintas etapas, y los resultados finalmente obtenidos. Se emiten informes generales resumiendo a grandes razgos los aspectos principales.
  • Otros documentos: También se pueden elaborar manuales de uso para el propietario y la administración del edificio, junto a todos los manuales de los equipo que los hace funcionar, y el contacto de los proveedores. Debe ser  realizado por los proyectistas, para la mantención adecuada según un calendario de mantención del recinto ideal o lo mínimo que exige la ley para ciertas instalaciones.

         

Supervisión en la Ejecución de Obra:

Aquí queremos indicar aspectos particulares a supervisar en algunas etapas de construcción del proyecto:

  • Instalación de faenas: La instalación de faenas se puede iniciar sin poseer el Permiso de Edificación, e incluso los trazados, pero para comenzar las excavaciones es estrictamente necesario poseer el permiso. Corresponde a la etapa en que la constructora instala la oficina de dirección, oficina técnica, bodegas, comedor, servicios higiénicos, camarines, etc. En esta etapa importa la zonificación entre circulaciones, entrada y salida de vehículos y maquinaria. Zonas para acopio de escombros y residuos. Que las zonas estén bien optimizadas para el correcto funcionamiento. Que se hayan realizado las gestiones para los empalmes a la red pública, de ser necesarios.
  • Replanteo: En esta etapa se debe supervisar que las las demarcaciones se encuentren emplazadas en el predio con respecto a las distancias de los deslindes correcta.   Es una etapa muy importante. Ya que si llegamos a ubicar mal el edificio desde un principio, será un problema grave si más adelante, nos llega a modificar las dimensiones en los demás subproyectos de especialidades, o llegamos a quedar fuera del volumen teórico para el cumplimiento de la normativa.
  • Obras preliminares y movimiento de tierras:   En esta etapa la principal supervisión con respecto a la obra es que se realicen en las cotas y emplazamiento correspondientes. Es el inicio y por ende, cualquier error no detectado, se arrastrará a las otras etapas, en donde, en algunos casos serán inmodificables. Se debe velar por la correcta contención del socavón para  la seguridad de los trabajadores y la obra en general.
  • Fundaciones: En esta etapa se debe verificar que la compactación de la tierra esté bien realizada, los emplantillados bien nivelados, los moldajes bien aplomados y asegurados; que  vertido del hormigón se realice con las menos pérdidas posible; que la enfierradura quede distanciada del moldaje (encofrado); que el vibrado garantice la distribución del hormigón evite “nidos”. Y que se cure según especificaciones para el tipo de hormigón.
  • Obra gruesa y estructuras: En esta supervisión el principal supervisor por parte de los proyectistas (aquí obviamos al ITO de la constructora, que asume responsabilidades compartidas), será el Responsable del Cálculo Estructural. Él visitará la obra para revisar que todo se ejecutó según sus especificaciones.   La estructura podrá ser una estructura metálica, de hormigón armado, albañilería en sus distintas soluciones, tenso-estructura, etcétera. Pero siempre cumpliendo con lo que el expediente ejecutivo especificaba y cómo debe ser la correcta ejecución del sostén de la edificación.
  • Instalaciones:   En esta etapa se deben realizar las distintas instalaciones a medida que la obra gruesa va generando el soporte donde realizarlas. Los proyectistas de cada especialidad podrían ser los mismos instaladores o dicha prestación estar externalizada a través de la constructora. Pero se debe revisar que se esté cumpliendo con el diseño de cada especialidad y con lo que exige la normativa con respecto a cada una de ellas y las restricciones entre las distintas especialidades. Esta etapa es de mucha importancia, puesto que para poder recepcionar finalmente la edificación, es necesario que una vez ejecutado, se tengan que certificar muchas de estas instalaciones, y si no cumplen con la normativa, el edificio no podrá obtener su recepción final.
  • Tabiquerías: La estructura autosoportante de la tabiquería puede dejarse levantada para dar soporte a algunas instalaciones o  ramificaciones menores. Se deben revisar los plomos y que los pies derechos estén equidistantes de acuerdo a lo que cada revestimiento requiere. Y que estos tabiques estén emplazados según las marcas de los trazadores.
  • Terminaciones:   Esta etapa es una de las más importantes, pues es el rostro final del edificio. Debe cuidarse que el tratamiento de los materiales, tanto en su entrega, descarga, almacenamiento, traslado dentro de la obra, procedimientos de ejecución o montaje sean los correctos. Para que una vez realizados, cumplan con los estándares y expectativas que se indicaron en las EETT realizadas por los proyectistas.
  • Recepción de la Obra: Una vez finalizada la construcción y realizadas las pruebas correspondientes, se realiza oficialmente la entrega de la obra, capaz de funcionar plenamente. Recibiendo todas las partes conformes, la edificación solicita una, y los pagos económicos, para la otra.
        

¿Puede modificarse el proyecto en esta etapa?

   Por supuesto que sí, siempre y cuando esté dentro de los límites permitidos por la ley. En donde deberá entregarse la debida información a través de los trámites y gestiones de una modificación al proyecto original en la DOM.

   Las razones para que se realicen cambios al proyecto pueden ser variadas, desde criterios de diseño, planteamiento de soluciones mejores, que sólo llegan a visualizarse una vez abordadas in situ; la necesidad de disminuir costos por motivos de presupuesto (previa aprobación mandante); partidas de materiales que no fueron encontradas en el mercado, o porque algún proveedor nos falló con el encargo, teniendo que plantear materiales similares; entre otra infinitud de razones. Pero recordando siempre que debemos movernos dentro de los marcos que la ley nos exige, y según los procedimientos y plazos para rectificar cualquier variación al proyecto original.

        

Concluyendo…

   Y hasta aquí llegamos con la la Etapa de Supervisión de Obra en lo que corresponde a un Proyecto de Arquitectura. Siempre visto principalmente desde el punto de vista de nosotros, los arquitectos. El cumplimiento de los objetivos del Proyecto, pasa en gran parte por el profesionalismo que coloque cada involucrado, y saber empatizar con cuáles son las motivaciones que mueven a cada cual, y sus necesidades para realizar correctamente su trabajo. O el cómo resolver los pormenores y conflictos que van surgiendo en estos esfuerzos, a veces, de unas cuantas personas, en otras, cientos. Y saber cómo encauzar y aunar fuerzas en una meta en común.

              

   Espero que el artículo te haya sido de utilidad, ¡Hasta el próximo! Y recuerda, si necesitas alguno de nuestros servicios, puedes contactarnos a:

E – mail       : contacto@scsarquitecto.cl
Fono            : (+56) 2 3216 3494
Formulario : Click aquí
         
ARTÍCULOS DE LA SERIE:
<1. ANTECEDENTES>  –  <2. FACTIBILIDAD>  –  <3. ANTEPROYECTO>
<4. PROYECTO>  –  <5.EXPEDIENTE EJECUTIVO>  –  <6.LICITACIÓN>
<7. PERMISOS>  –  <8. SUPERVISIÓN DE OBRA>  –  <9.RECEPCIÓN FINAL>
         
OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS:
¿Cómo plegar tus planos? (3 artículos)
EL SOL EN LA ARQUITECTURA (4 ARTÍCULOS)
Guía de Diseño Bioclimático para Chile (10 artículos)
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE TRABAJAR CON UN ARQUITECTO?
¿QUÉ ES UN PROYECTO DE ARQUITECTURA?
¿Qué tamaño debe tener mi render?  –  ¿Qué render necesito?
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE REGULARIZAR MI PROPIEDAD?
AUTOCONSTRUCCIÓN, ¿CUÁLES SON SUS RIESGOS?
¿Qué es un render de arquitectura?  –  ¿Qué es un render panorámico?  –  ¿Qué es un matte painting?

         

   Si el artículo te fue de utilidad o crees que puede servirle a tus amigos ¡Comparte!

Recommended Posts

Dejar un comentario