Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Cuándo hacer un Estudio de Carga Combustible?

     Como hemos explicado en artículos anteriores, el Estudio de Carga de Combustible sirve para determinar las exigencias de resistencia al fuego de los elementos constructivos de nuestra edificación, y corresponde a ciertos establecimientos realizarlo. En nuestra experiencia asesorando empresas e industrias en terreno, hemos detectado situaciones donde hubiese sido propicio realizarlo, permitiendo que mandante se ahorrara sumas importantes, disminuyeran los tiempos en la obtención de permisoscalificaciones y patentes, o saber si se va a invertir en un recinto que sirve o no para su actividad. Esto permitirá disminuir los riesgos de cualquier empresa o negocio, sabiendo si conviene o no adquirir un recinto específico. Los casos en los que debiese realizarse un Estudio de Carga Combustible son los siguientes, y si es empresario, propietario, comprador, vendedor, arrendatario o proyectista, lo invitamos a revisarlos:

  1. Antes de comprar o arrendar.
  2. Infraestructura antigua o informal.
  3. Recintos de gran altura.
  4. Instalación de Faenas.
  5. Densificación de productos o sustancias.
  6. En Etapa de Proyecto/En funcionamiento.
  7. Cambio de Actividad.
  8. Desconocimiento de Productos o Sustancias.
  9. Bodega Común VS Bodega de sustancias peligrosas.
  10. Edificios en funcionamiento.

 

     Profundicemos al respecto:

 

1) ANTES DE COMPRAR O ARRENDAR UN PREDIO O RECINTO

     Cuando una empresa decide adquirir o arrendar un recinto, sabemos que previamente ha considerado varios factores para tal decisión, pero aún así hemos detectado que empresas ya en funcionamiento, una vez comenzadas las gestiones en SEREMI (Secretarías Regionales Ministeriales) o DOM (Direcciones de Obras), se dan cuenta que tal recinto NO SIRVE para su actividad, ya que carece de las condiciones mínimas que le corresponden según la normativa vigente. Esto sucede porque los estudios se han basado más en lo económico que en lo funcional, y una vez que las empresas comienzan a gestionar permisos, patentes, calificaciones o resoluciones, se dan cuenta que el recinto, en estricto rigor no será aprobado por las autoridades en sus condiciones constructivas actuales, hasta que se realicen las modificaciones o mejoras necesarias. Estas últimas pueden suponer, en algunos casos, decenas o cientos de millones de pesos en gastos, costos que no se tenían contemplados, y que sin duda pueden poner en riesgo el correcto funcionamiento de una empresa o recinto.

   ¿A qué se debe esto? En simples palabras: a la ausencia de asesoría profesional. Y entre las múltiples aristas en que podemos apoyar a las empresas, se encuentra el Estudio de Carga Combustible, con el que se logra establecer las exigencias para los elementos constructivos, con respecto a su resistencia al fuego, entre otros aspectos.   En el caso que no se cumplan tales exigencias, se deberán realizar las mejoras necesarias para enmarcar el recinto dentro de lo que la ley le exige.   Es por esta razón, que recomendamos realizar el Estudio de Carga Combustible previamente a la adquisición de un predio o antes de formalizar un contrato de arriendo, para estimar -al menos- si se requieren mejoras y qué costo tendrán a futuro, costos que casi siempre un vendedor o arrendador no quiere realizar, prefiriendo buscar a otro ofertante.   Lo que hace que dichas mejoras en muchos casos no lleguen a producirse nunca, estancando la obtención de patentes definitivas y haciendo que las empresas entren en un círculo vicioso ante las autoridades: avisos, multas, disputas y posibles clausuras. Evítese esos problemas.

 

2) INFRAESTRUCTURA ANTIGUA O INFORMAL

     Relacionado con el punto anterior, hemos notado que cuando se adquiere un recinto o bodega de una antigüedad importante o aquel que ha sido construido sin asesoría profesional, estos recintos muchas veces no poseen ningún tipo de protección pasiva ante el fuego, sobretodo en complejos de estructuras metálicas, lo que significa que su resistencia al fuego tiende a cero, o en otras palabras: ante un incendio, no hay ninguna garantía de estabilidad estructural. Estos recintos suelen ser baratos de adquirir o arrendar, en comparación con otros, pero si quieres regularizar la situación de tu empresa ante SEREMI o DOM, habrá que invertir mucho dinero, dinero que el propietario primero no quiere o no puede permitirse gastar.   Recomendamos por ello, que se realice el Estudio de Carga Combustible, para evaluar cuál deberá ser la exigencia de resistencia al fuego para cada edificio, según la actividad que se desarrollará en ellos, previo a compra o arriendo, para estimar los costos de un tratamiento de estructura oxidada, aplicación de pintura intumescente, nuevos revestimientos, nueva tabiquería o la solución que corresponda, y saber si tu empresa o el propietario pueden permitirse ese gasto.

 

3) AL ADQUIRIR RECINTOS DE GRAN ALTURA

     En un Estudio de Carga Combustible, tiene gran incidencia la altura de un edificio, ya que deben considerarse los pisos teóricos del mismo para determinar su categoría (a,b,c,d) en la tabla de la OGUC respectiva. Por lo que un edificio o bodega de gran altura, aún poseyendo un solo nivel, durante el cálculo del estudio puede elevar considerablemente las exigencias con respecto a la resistencia al fuego de nuestros elementos constructivos, solo por su gran altura. Por lo que le recomendamos realizar el estudio previamente a adquirir bodegas o recintos con estas características, pues es muy posible que tenga que adecuarla posteriormente para cumplir con la normativa, tenga presente que deberá adecuar toda la bodega a tales exigencias, podría ser un gasto que no tenía contemplado, hablamos de costos millonarios. También considerar que buena parte de estos complejos suelen estar construidos en las categorías más bajas de resistencia al fuego (c y d), y que dependiendo de su actividad, podrían requerir aumento de resistencia al fuego.

 

4) EN UNA INSTALACIÓN DE FAENAS

     En algunos casos, en la instalación de faenas se consideran bodegas de tamaño significativo, y dependiendo del rubro podrían existir, incluso, sustancias o residuos que requieren un manejo y almacenamiento especiales, ya que de existir sustancias o sólidos peligrosos podrían suponer un peligro para la salud o para el medio ambiente. Es importante saber qué se almacenará (tipo de sustancias), cuánto (kilos o litros) y cómo (densidades). Esto debe realizarse a través de una proyección en la acumulación de tales productos o sustancias durante las distintas etapas de construcción, para identificar el peak máximo de almacenamiento, con el que deberá realizarse el Estudio de Carga Combustible. Los resultados de este estudio podrían subir las exigencias de resistencia al fuego de los elementos constructivos, y es mejor analizarlo en etapa de proyecto, previo a realizar las EE.TT. (especificaciones técnicas) de cada edificio, evitando así que se puedan convertir en observaciones por la autoridad competente, extendiéndose los tiempos en la obtención de permisos, donde cualquier retraso siempre tiene algún tipo de costo en proyectos de gran magnitud.

 

5) DENSIFICACIÓN DE PRODUCTOS O SUSTANCIAS

     Si por cambios en el funcionamiento de un recinto, la Densidad de Carga Combustible Media o Puntual Máxima sufren aumentos, en comparación con un Estudio de Carga Combustible anterior, necesariamente, se debe evaluar si el edificio o recinto, está ahora cumpliendo con las exigencias actuales. En otras palabras, se debe confirmar si se deben realizar mejoras o no a la resistencia al fuego de los elementos constructivos,  ya que si no lo hace, además de estar infringiendo la ley, estará poniendo en riesgo a las personas, predios colindantes, medio ambiente y su propia infraestructura, pues si la resistencia al fuego del recinto está por debajo de lo que le corresponde, no tendrá garantías de cómo responderá ante un incendio, desconociendo los minutos reales que posee para evacuar a las personas y evitar que se propague el siniestro. Por eso, le recomendamos, que si usted se encuentra en una de las siguientes situaciones, realice el estudio, y las mejoras que le correspondan:

  • Fusionando bodegas en una principal dentro de un mismo recinto o complejo.
  • Trasladando varias sucursales a una sola, unificación de empresa.
  • Almacena más productos de los que solía almacenar en el edificio o recinto.
  • Aumento del apilamiento en altura o contenedores, densificación de sustancias o productos (pallets, racks, estanques, etc).
  • Fluctuación en el almacenamiento (peaks por temporada), para determinar máximo almacenamiento.

 

6) EN ETAPA DE PROYECTO

     Realizar un Estudio de Carga Combustible en la etapa de anteproyecto o proyecto, es el el momento ideal para abordar las soluciones de resistencia al fuego, previo al ingreso de cualquier solicitud, pues sabremos con antelación cuáles deberán ser los requerimientos de nuestro edificio, y no tener que realizar modificaciones al proyecto original y sus especificaciones técnicas que retrasan procesos y gestiones de modificaciones de proyecto.   Es además el momento ideal para recabar información, ya sea del empresario o de los expertos de la actividad, que conocen su funcionamiento, el tipo de producto, cantidades que se almacenarán, forma de almacenaje, temporadas máximas, etc. Podemos sacar mucho provecho en dicha etapa, para el correcto diseño y acondicionamiento del recinto, siendo lo más cercano a la realidad del edificio en pleno funcionamiento.   Esto permitirá disminuir las posibilidades de que existan observaciones por parte de la DOM, y correcciones al proyecto original, acotando así los tiempos en la obtención de permisos, como también tomar decisiones importantes con respecto al diseño o características propias del edificio en pro de la eficiencia de recursos, lo que puede significar ahorros sustanciales.

 

7) MISMO RECINTO, DISTINTA ACTIVIDAD

     Algo que hemos notado, es que los nuevos propietarios o arrendatarios de un recinto, suponen que porque la empresa anterior o vecinos del sector realizan su actividad sin problemas, ellos automáticamente están en las mismas condiciones, creyendo que las exigencias tienen que ver sólo con respecto al edificio y el uso de suelo, y no a su actividad en particular, ésto -categóricamente- es un error. Cada empresa, fábrica o bodega, supone requerimientos particulares, y cada una debe analizarse individualmente, para tomar las medidas de seguridad que le correspondan.   Entre los distintos establecimientos que deben realizar un Estudio de Carga Combustible, uno puede evidenciar que las tablas de exigencias son más estrictas para unos establecimientos por sobre otros, por el mayor riesgo que suponen; y aún más, entre empresas, del mismo rubro y siendo competencia directa, no funcionan internamente de la misma manera, ni se manejan las mismas cantidades o exactamente los mismos productos. Es por esto que es importante conocer las características del edificio y de su empresa, previamente a instalarse o cerrar un trato de compra o arriendo, y no suponer o equiparar actividades o empresas distintas, que en el cálculo detallado de un Estudio de Carga Combustible, tienen poco que ver entre sí.   Recomendamos que realice el estudio, no especule al respecto e implemente las medidas de seguridad pasiva o activa para su caso particular.

 

8) DESCONOCIMIENTO DE PRODUCTOS O SUSTANCIAS

    Cuando corresponde realizar un Estudio de Carga de Combustible, es indispensable que el propietario o mandante tenga cierta información de sus productos o sustancias, ya que estará ganando mucho tiempo en la obtención de permisos y patentes, y así nosotros enfocar nuestros esfuerzos en el cálculo y la asesoría respectiva. Y no tener que generar inventarios o convirtiéndonos en detectives para identificar los productos que tiene en bodega, lo que aumenta sustancialmente el costo de un servicio. Es ideal que la empresa cuente con lo siguiente, para ganar tiempo, ahorrarse dinero, y saber si está implementando las medidas necesarias de seguridad según lo que almacena o fabrica:

  • Inventarios detallados: Esto permite la correcta administración de los bienes dentro de la empresa, manejar el stock, evitar pérdidas, etc. También permite separar los distintos tipos de productos, según su materialidad y combustibilidad.
  • Inventario histórico por temporada: Para realizar el cálculo respectivo, loo ideal es ponerse en la peor de las situaciones, cuando el peak de almacenamiento es máximo, así estará protegido para el peor de los casos, en caso de producirse un incendio.
  • Hojas de Seguridad (HDS): Las hojas de seguridad son un documento detallado de los productos o sustancias, que permite saber la composición química y sus porcentajes, la clasificación de la sustancia, su peligrosidad, combustibilidad, qué hacer en caso de accidente o incendio, implementos que deben usar los operarios, compatibilidad de almacenamiento con otros materiales, entre otros muchos más datos. Es el documento ideal que debe poseer toda empresa, para saber con certeza el correcto manejo de sus productos y qué hacer en caso de accidentes, derrame o incendios. Evite accidentes, tragedias, multas, clausuras y catástrofes ambientales, es un documento muy útil, exíjalo siempre.
  • Fichas Técnicas o Etiquetas: Las fichas técnicas o etiquetas de los productos pueden dar algunas referencias, no tan detalladas como las HDS, pero que en algunos casos sirve para realizar el estudio respectivo.  Estas fichas deben ser detalladas, y no tienen nada que ver con las fichas o catálogos promocionales para clientes, su información es mucho más profunda.
  • Peso en Litros o Kilogramos: Se requiere esta información por cada producto o sustancia dentro de un edificio o recinto, es indispensable para realizar un Estudio de Carga Combustible. Si usted no sabe cuántos kilogramos en productos o litros posee, no sabrá el potencial de combustibilidad, ni las medidas que se deben tomar. Dicha información debe ser lo más rigurosa posible, ya que tergiversar o disminuir datos, es sólo dispararse en el pie, poniendo en riesgo a las personas, entorno y patrimonio propio.
  • Todo lo combustible: No basta con sólo el inventario de productos o sustancias. También debe incluirse cualquier elemento combustible dentro del recinto, tales como pallets plásticos o de madera, cajas, mobiliario, contenedores plásticos, objetos, planchas, embalajes, cajas de cartón, entre otros. También debe considerarse las instalaciones que estén expuestas y sean de material combustible. Por lo general, las estructuras del propio edificio están protegidas y no se consideran combustibles, pero si hubiese estructura combustible expuesta sin protección, debiese considerarse en el cálculo, por ejemplo: hay elementos constructivos que no requieren resistencia al fuego en las categorías más bajas (Ver categoría  c y d), y si dichos elementos fuesen de material combustible (madera por ejemplo), debiesen considerarse en el Estudio de Carga Combustible.
  • Planos del Recinto: Es importante que mandante posea planimetrías (de todas las especialidades), no sólo por la utilidad para este servicio (donde se requieren plantas, superficies, pisos y alturas), sino, porque antes cualquier proyecto futuro, no tendrá que realizar todo desde cero. Idealmente siempre guarde planimetrías junto a escrituras de la propiedad, considérelos de suma importancia.

     IMPORTANTE: Recuerda que es obligación que el fabricante o distribuidor entregue la información detallada de cada producto o sustancia, sobretodo si son peligrosas.

9) BODEGA COMÚN VS BODEGA DE SUSTANCIAS PELIGROSAS

     Existen varios tipos de sustancias peligrosas, las que por ley deben tener conocimiento sus fabricantes o distribuidores tanto para el manejo interno, como para informar a las autoridades y bomberos. Tales sustancias suponen un riesgo para la salud, la vida o el medioambiente, y deben ser identificadas, almacenadas y manipuladas con extremo rigor, lo que una empresa debiese tener completamente incorporado a sus protocolos de seguridad y funcionamiento.  Pero no es poco habitual que alguien comercie con ellas, sin tener conocimiento de su peligrosidad o combustibilidad, esto también tiene que ver con el tipo de recinto en el que se deben almacenar, ya que una bodega de sustancias peligrosas requiere más resguardos que una bodega común, según lo indica la normativa vigente.

     Las bodegas comunes pueden almacenar una cierta cantidad de sustancias peligrosas, dependiendo del tipo de sustancia, pero son mas bien cantidades acotadas. Por lo que recomendamos identificar qué tipo de bodega requiere su industria, antes de adquirir una, pues a veces, vemos casos en que empresas adquieren deudas por años, por bodegas que no les sirven, y que la autoridad sanitaria obligará a vaciar hasta llegar a los máximos permitidos en una bodega común, teniendo que buscar otros recintos donde almacenar excedentes, o tendrá que invertir y transformar una bodega común en una bodega de sustancias peligrosas, modificaciones que son bastante costosas, en la mayoría de los casos, por haber adquirido un recinto, nada ideal para su actividad. Recomendamos por ello, que realice el Estudio de Carga Combustible para identificar en detalle qué requiere, y cuáles podrían llegar a ser los costos involucrados en mejorar un recinto, y tomar decisiones en base a datos y proyecciones correctas.

 

10) EDIFICIOS EN FUNCIONAMIENTO

     En esta etapa no se ha sido previsor, simplemente, se está obligado a realizar el Estudio de Carga Combustible, ya que está en el listado de exigencias de la SEREMI de Salud Y de la DOM. Esta es la etapa más común para solicitar Estudios de Carga Combustible, y ya no hay muchas cosas que se puedan hacer con respecto al proyecto en general, así es el edificio y si no cuenta con las exigencias mínimas habrá que elevar sus estándares a lo que se requiera. En esta situación una empresa está obligada a obtener la calificación, resolución, permiso o patentes, y si su establecimiento está muy por debajo de lo que debe cumplir con respecto a resistencia al fuego, tendrá que incurrir en gastos importantes, que muchas empresas no pueden permitírselo inmediatamente.   En esta etapa el estudio mencionado, para utilidad real del mandante, debe ser concluyente, o sea, visado por profesional reconocido ante la autoridad, donde éste bajo su responsabilidad asegurará que se cumple con tales exigencias de resistencia al fuego de los elementos constructivos. Si el mandante no realiza tales modificaciones o mejoras, no puede, o no está dispuesto a hacerlo, ningún profesional serio y consciente de lo que implica tal estudio visará el documento, hasta que se cumpla con lo que la ley exige.   Seamos profesionales, hay vidas involucradas, realice el estudio en esta etapa, y consecuentemente, implemente las mejoras, medidas y protocolos que se requieran.

 

RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL

     El Estudio de Carga Combustible se realiza, en buena parte, cuando ya los recintos están en pleno funcionamiento, ya se han iniciado gestiones en SEREMI de Salud o DOM, siendo la meta final, la patente definitiva. Por lo que durante dicho período, a veces años, e incluso decenas de años, las empresas funcionan sin contar con las exigencias mínimas de resistencia al fuego, entre otras medidas importantes. Esto significa que estas empresas, sin excluir tamaños, en esta etapa no están dando los resguardos necesarios a sus trabajadores, funcionarios, clientes, proveedores, Bomberos de Chile; como tampoco sin medidas mínimas para detectar, evitar o ralentizar la propagación de un incendio en caso que se produzca; y a veces, teniendo total desconocimiento del potencial de fuego de sus productos.   Es por eso que instamos a las empresas, industrias, propietarios, emprendedores, profesionales del rubro, a realizar asesorías en temas de seguridad y realizar el Estudio de Carga Combustible previo a un traslado, una compra o arriendo, para que no pasen por esos períodos de tiempo sin la seguridad adecuada, y que implementen las medidas necesarias lo antes posible, idealmente en etapas de diseño del proyecto.     Ya que debiese ser algo que toda empresa garantice a su gente, familias, vecinos, sociedad y medioambiente, tomando todos los resguardos para protegerlos a todos.

 

BENEFICIOS DE REALIZAR EL ESTUDIO DE CARGA COMBUSTIBLE CON ANTELACIÓN

     Todas estas recomendaciones van dirigidas hacia empresas, empresarios o profesionales que quieren hacer las cosas bien, para que tomen acción antes de encontrarse con problemáticas de difícil solución:

  • Acotar tiempos de gestión: Si uno sabe con anterioridad qué requisitos deberá poseer un edificio, no será necesario realizar modificaciones a un proyecto posteriormente. E incluso, si ese dato fuese de suma importancia, podríamos diseñar y adecuar el edificio para encontrar un punto ideal, entre el cumplimiento de la normativa, el correcto funcionamiento del recinto y el uso eficiente de los recursos.
  • No comprar o arrendar elefantes blancos: Nada peor para un empresario o inversionista que comprar o arrendar un recinto que NO le sirve, y que el sólo hecho de mejorarlo o mantenerlo significará costos altísimos. Un estudio previo podría permitirle saber si requerirá inversión luego de la compra o arriendo, y decidir si proceder o no con la negociación.
  • Seguridad para todos: Si usted sabe qué tiene en bodega, qué combustibilidad posee, consecuentemente puede adoptar las medidas necesarias para detectar, extinguir o contener un incendio, evitando su propagación dentro del recinto o en predios colindantes, cumpliendo con la ley, protegiendo vidas y medio ambiente.
  • Ayudar a Bomberos de Chile: Ante un siniestro, es ideal que se sepa con certeza cuánto tiempo se posee antes de que una estructura colapse frente a un incendio, pudiendo plantear una estrategia de combate mucho más segura y efectiva. Mantenga planos, datos de sustancias y cantidades, siempre en los accesos de recintos. Esto será información valiosa para bomberos.
  • Vive tranquilo:   Vivir con el temor de clausura es algo que no debiese ser parte de un emprendimiento, ya sabemos que el sólo hecho de emprender es riesgoso, enfocarte en hacer crecer tu empresa debiese ser lo principal, no pierdas tiempo en problemas que pudiste haber evitado fácilmente con asesoría profesional.   Siempre que exista la disposición por parte del mandante, podemos encausar tu empresa hacia el cumplimiento de la normativa y las leyes, para obtener tu patente definitiva. Llegado a ese punto, sólo mantén las medidas implementadas e informa periódicamente a la autoridad respectiva y, vive tranquilo.

 

     Estas recomendaciones están basadas en años de experiencia como profesional arquitecto, y por lo tanto, debe ser considerado como una guía para evitar situaciones difíciles o riesgosas para empresas, comercio, industrias y bodegas.

     Espero que el artículo te haya sido de utilidad, ¡Hasta el próximo! Y recuerda, si necesitas nuestra asesoría puedes contactarnos a:

E – mail       : contacto@scsarquitecto.cl
Fono            : (+56) 2 3216 3494
Formulario : Click aquí
         
ARTÍCULOS RELACIONADOS:
ESTUDIO DE CARGA COMBUSTIBLE, ¿QUÉ ES?
INDUSTRIAS, ¿CÓMO SE CLASIFICAN?
CALIFICACIÓN TÉCNICA, ¿QUÉ ES?
INFORME SANITARIO, ¿QUÉ ES?
OBRAS PRELIMINARES, ¿QUÉ SON?
INFORME FAVORABLE PARA LA CONSTRUCCIÓN (IFC), ¿QUÉ ES?
         
OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS:
AUTOCONSTRUCCIÓN, ¿CUÁLES SON SUS RIESGOS?
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE TRABAJAR CON UN ARQUITECTO?
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE REGULARIZAR MI PROPIEDAD?

         

   Si el artículo te fue de utilidad o crees que puede servirle a tus amigos ¡Comparte!

Comparte este post... Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comentarios

Comentarios

Recommended Posts

Dejar un comentario